El Impacto del Regalo Promocional en los Clientes

Regalos Promocionales

¿Por qué nos gusta que nos den regalos?

A estas alturas no vamos a mentir, nos encantan las cosas gratis.

Ir a una feria y que te den muestras de todo para llevarte a casa… Las cosas gratis saben mejor. Somos capaces de hacer una cola de media hora por un regalito, pero si hay que pagarlo… Ahí nos lo pensamos dos veces, ¿verdad?

El psicólogo Dan Ariely (EEUU, 1968. Catedrático de psicología y economía conductual) realizó un experimento para demostrar que independientemente de la calidad de un producto, la mayoría de nosotros escogeríamos el que sea gratis.

El experimento consistía en lo siguiente: se pone a la venta dos tipos de bombones. Por un lado una marca conocida mundialmente por su alta calidad (Lindt) y por otro lado unos bombones más corrientes (Hershey Kisses).  El precio de salida era de 15 centavos por un bombón Lindt y 1 centavo por los bombones Hershey Kisses. A pesar de la diferencia de precio, el 73% de los compradores eligieron los de la marca más conocida, ya que era un precio muy barato en comparación con el precio real de mercado.

Pero ¿qué pasaba si se baja el precio de Lindt pero los Hershey kisses se dan totalmente gratis? En este caso el 69% de los consumidores se decidieron por los bombones más corrientes simplemente porque eran gratis.

Si vamos a comprar algo, valoramos la relación calidad-precio

La conclusión a la que se llegó tras este experimento es que si vamos a comprar un producto, siempre escogeremos el que nos dé mejor relación calidad-precio, pero si tenemos la oportunidad de obtener algo de manera gratuita esta relación pierde sentido.

Por naturaleza no nos gusta perder, así que cuando compramos algo y tenemos que elegir entre varias opciones, es posible que nos equivoquemos en nuestra decisión, pero si este producto es gratis, la posibilidad de perder no existe. Y por eso siempre nos decantaremos por los que nos ofrecen de manera gratuita.

Nuestra mente adora los regalos

¿Por qué nuestra mente adora los regalos? Como hemos visto en el anterior experimento, la palabra “gratis” o “regalo” atrae la atención del consumidor irremediablemente. Algunas investigaciones han demostrado que recibir regalos genera endorfinas, unas hormonas que hace que nos sintamos bien de forma natural y se nos queda esta cara de felicidad.

¿Cómo usar a nuestro favor la atracción por los regalos?

Aquí tenemos algunos ejemplos de cómo usar esa atracción por los regalos:

  • Ciertos productos te dan puntos por comprarlos y al final te dan un regalo cuando acumulas los necesarios. Esto motiva el deseo por comprar por parte del consumidor ya que al final recibirá un premio de forma más o menos gratuita.
  • En las ferias empresariales los regalos promocionales son básicos. Lo ideal, regalos útiles y personalizados con el logo de la empresa que harán que recuerden el nombre constantemente. Si sólo se reparten folletos con información, lo más probable es que terminen en la basura sin haberlos leído si quiera.
  • Programas de incentivos dentro de la misma empresa. Se estimula la productividad de los trabajadores y además se premian sus esfuerzos. Haz bien tu trabajo y al final tendrás un regalo “gratis”.

Y es por todo esto por lo que los regalos promocionales son una gran canal de comunicación entre las empresas y los consumidores o incluso con sus propios empleados. Al llevar grabado el logotipo o un mensaje, el cliente recordará el nombre de la empresa que le hizo ese regalo que le resultó útil, gracioso, bonito, etc. y que le hizo feliz en el momento en que lo recibió.

Suscríbete al blog

Últimos post

Menú